Sábado, 06 Octubre 2012 14:23

El vino, salud cardiovascular.

El efecto cardiovascular del vino es saludable en una ingesta moderada, continua y sin sobrepasar las cantidades diarias estimadas en tres copas para los hombres y dos para las mujeres.

El vino contiene vitaminas, minerales y aminoácidos, por lo que es considerado un alimento. Favorece la eliminación del colesterol en venas y la oxidación del LDL, conocido popularmente como "colesterol malo".Posee polifenoles, cuyas propiedades son antioxidantes, anticancerígenas y vasodilatadoras. Uno de estos es el resveratrol, favorece la muerte de células cancerígenas, el vino blanco tiene 0,48 mg/l y el tinto 7,55 mg/l.

El alcohol se distribuye con facilidad, por cerebro, hígado y bazo. El 80% pasa al hígado donde se metaboliza como ácidos grasos, provocando en dosis elevadas cirrosis o hepatitis. La mujer metaboliza el alcohol más lento que los hombres y los orientales más lento que los occidentales. En la menopausia un consumo de 1 ó 2 copas al día resulta beneficioso, ya que en esta etapa la mujer se encuentra desprotegida hormonalmente y presenta mayor riesgo cardiovascular. Su ingesta, acompañada de comida, hace más lenta su llegada a sangre. Los azúcares y las grasas permiten absorber el alcohol más lentamente, mientras que los antiácidos disminuyen su metabolismo, provocando mayor toxicidad en sangre.

El consumo de vino es beneficioso pues, según la OMS una ingesta de 10 a 30 g de alcohol al día disminuye la incidencia de muerte por patología coronaria. Si se superan los valores estimados, el efecto es por el contrario dañino, puede generar úlcera de estómago, hipoglucemia y malabsorción de minerales y vitaminas del grupo B.

El astemio puede padecer más enfermedades cardiovasculares que la persona que toma dos copas de vino al día.

 

Visto 145516 veces