Sábado, 06 Octubre 2012 14:26

Alimentos funcionales

Cada vez se comercializan más los alimentos funcionales, aquellos que aportan beneficios al organismo a nivel intestinal gracias a la adición de microorganismos o fibra soluble.

 Los probióticos presentan microorganismos vivos añadidos que refuerzan el sistema inmune y regulan el equilibrio de la flora. Los prebióticos contienen fibra soluble y favorecen el desarrollo de la flora intestinal.

A nivel intestinal lactobacilos y bifidobacterias de probióticos son beneficiosas para sistema inmune, ofrecen protección anticancerígena, facilitan la absorción de minerales e intervienen en la síntesis de vitaminas.

Los prebióticos están presentes de forma natural en vegetales como alcachofa, soja, espárragos, cebolla, tomate, plátano o ajo. Favorecen el aumento de biomasa bacteriana en heces, mejorando el rendimiento intestinal y la producción de acidos grasos de cadena corta que potencia crecimiento de la flora y estimula motilidad intestinal. Producen efecto bifidogénico (favorece crecimiento de bifidobacterias) y dificultan la absorción del colesterol . El consumo de 15 gr al día de inulina favorece el aumento del volumen de las heces y combate el estreñimiento, mientras que su ausencia o escaso consumo genera tránsito lento y diverticulosis.

La leche materna es un excelente alimento rico en fibra soluble, contiene más de 130 oligosacáridos derivados de la lactosa que inhiben la adherencia bacteriana a la flora intestinal.

Los prebióticos dificultan el extreñimiento pero también son útiles en caso de diarreas, gastroenteritis, intolerancia a la lactosa o enfermedades inflamatorias crónicas. En la "diarrea del viajero", infección por alimento o bebida contaminado por aguas fecales, el consumo regular de prebióticos disminuye la intensidad y frecuencia de la diarrea. En los niños una diarrea recurrente puede resultar peligrosa, porque la mayor parte del agua es extracelular y la pierden más rapidamente. La ingesta de yogures puede ayudar a evitar una deshidratación causada por la acción de la lactasa en el colón.

La combinación de prebióticos y probióticos dan lugar a los alimentos simbióticos, aquellos que contienen bifidobacterium y fructo-oligosacáridos. En el mercado podemos encontrar estos productos en forma de lácteos fermentados y su efecto resulta positivo cuando se consumen de forma regular.

Como dijo el sabio Hipócrates:  "Deja que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento".

Visto 900785 veces