¿Por qué nos agrada tanto la cerveza, sobre todo en verano?.

La cerveza es la bebida alcohólica que más calma la sed, gracias a su alto contenido en agua, un 93%, y a que debe servirse  entre 6 y 8 grados.

Además está elaborada a partir de ingredientes naturales (agua, cebada malteada y lúpulo), tiene bajo contenido calórico (45 kcal/100 ml) y un rico aporte nutricional, contiene vitaminas del grupo B (especialmente ácido fólico), fibra y minerales (silicio, potasio, magnesio y poco sodio). 

Tras realizar ejercicio físico, un consumo moderado de cerveza ayuda a rehidratarse correctamente, permite al organismo recuperarse con más rapidez y evita dolores musculares derivados de la actividad deportiva.

Tomada con moderación, proporciona a nuestro organismo grandes beneficios y no supone un riesgo importante en la ganancia de peso.

La dieta y el deporte son claves en nuestro estado de ánimo.

Cuando practicamos deporte se libera un neurotransmisor llamado serotonina, responsable de nuestro estado de ánimo, y junto a la melatonina de la regulación del sueño y del apetito.

Cuando estamos deprimidos nos atraen los dulces porque los niveles bajos de serotonina estimulan el aumento de apetito, especialmente por hidratos de carbono. Por ello, muchas personas que se someten a dietas hipocalóricas muy estrictas se encuentran decaidas y tiene mucha apetencia por los dulces, situación que conduce al abandono de la dieta.

A través de la dieta también podemos controlar los niveles de serotonina, ya que el aminoácido triptófano, presente en muchos alimentos, es precursor de dicha sustancia.  La ingesta de carne, huevos, pescado, cereales (centeno, maíz, cebada, avena, trigo), legumbres, verduras (espinacas, calabaza, espárragos, coliflor, patata, apio, cebolla, ajo, berenjena, tomate, pepino o zanahoria), frutas (fresa, aguacate, papaya, plátano, dátiles, naranja, melocotón, uva o manzana) y semillas como girasol o sésamo, aumentan los niveles de serotonina gracias a su contenido en triptófano. El café, el alcohol y los alimentos ricos en azúcares refinados pueden reducir drásticamente los niveles. El chocolate también es rico en triptófano, de ahí su apetencia antes de las menstruaciones o en situaciones de ansiedad o apatía.

Una dieta equilibrada acompañada de deporte con regularidad, sin renunciar al placer de comer, nos ayudará a ser más felices.

 

A pesar de quienes se empeñan en desterrarlo de nuestra dieta, sigue siendo la base de nuestra alimentación.

Es uno de los alimentos más relevantes a lo largo de la evolución del hombre, razón de peso por la que no debe faltar en nuestro menú. Rico en hidratos de carbono, proteínas, fibra, minerales (fósforo, potasio y magnesio)  y vitaminas del grupo B, es uno de los alimentos más completos. Su variedad es tan grande que nadie puede resistirse a probarlo. No sólo es buen acompañante del plato principal, también es un excelente tentempié de mañana o tarde, que nos puede ayudar a mantener estables los niveles de azúcar en sangre, evitando estados de ansiedad que conllevan al picoteo entre comidas.

Los hidratos de carbono proporcionan energía y glucosa en sangre necesaria para mantener la actividad diaria. La fibra, además de saciar, contribuye a regular el tránsito intestinal y es rica en minerales. Y las proteínas, de origen vegetal, son de escaso valor biológico, pero se complementan con las de origen animal.

Es uno de los alimentos que más se ajustan al gusto del consumidor y  a determinadas patologías como la diabetes, la enfermedad de Crohn o el estreñimiento, ya que hoy en día su elaboración se adapta al consumo en alteraciones metabólicas o fisiológicas. La cereales utilizados en su elaboración son diversos, trigo, centeno, espalta, maíz, arroz, cebada,...Y además se les puede añadir otros ingredientes como pasas, frutos secos o semillas como el lino y el sésamo, que enriquecen aún más su valor nutricional.

En nuestra dieta no sólo no debemos eliminar el pan, sino que debe ser de obligado consumo y su ingesta debe incluirse en cada una de las comidas principales del día. Sólo así estaremos optando por una alimentación sana y equilibrada.

Página 2 de 2